El salvajismo de la neutralidad

Con esto tan de moda y, en principio, con apariencias de razonable de la tercera cultura, o lo que es lo mismo, dar un paso en la fusión de las ciencias naturales con las humanidades, hablar de las evidencias de que las preferencias políticas están en los genes se hace curioso y contiene un componente cuasi-liberador. Sin embargo, esta apuesta de futuro y de progreso en el conocimiento humano tiene por presupuestos cosas bastante poco justificables y que desde luego pasan desapercibidas por lo general. Reclaman la audiencia un ¡ya era hora! y, en mi opinión, nos encontramos con un problema de grandes dimensiones y peligroso sobre todo. Mi temor no es la desaparición de las tradicionales humanidades ni nada parecido, es, más bien, su completa marcha hacia un camino irreflexivo y nada meditado en dirección a colmar sin oposición al pensamiento único. Me explico: los científicos creen que su método, normalmente, el hipotético-deductivo, es neutral, avalorativo y, por ende, a-ideológico. Debemos plantearnos que esto es mucho creer. En primer lugar porque las categorías que se emplean en el estudio que relacionan la personalidad, las actitudes o cualquier otro constructo hipotético con las opciones políticas son confeccionadas por las valoraciones personales y, en rigor, por conocimientos políticos en el haber de los científicos de estos estudios. En otras palabras, la manera en que definen izquierda o derecha es según, simple y llanamente, su parecer subjetivo. ¿Seguro que es a-ideológico? ¿Se puede sostener una posición con definiciones neutrales sobre algo totalmente cambiante en la historia y entre las sociedades existentes? Por otro lado, si tan universales son, actualmente, se debe a la extensión del sistema de Estados en el mundo pero antes del nacimiento de los Estados-nación, ¿seguro que había ideologías en el mismo sentido?

Voy a ir más allá todavía. El propio procedimiento de estudiar con el método de las ciencias naturales y bajo los paradigmas de la psicología evolutiva y cognitiva las ideologías y el pensar político e, incluso, como se atisba en el estudio, las intuiciones filosóficas -que más adelante le dedico otro punto- es, en sí mismo, una ideología. Una ideología que promueve una autoridad científica que se empodera y gana influencia en las políticas públicas y hasta en los puestos de gobiernos de gente afín a ella. Yo no estoy inventando ninguna conspiración, estas son consideraciones con tiznes sociológicos. Convienen en que consciente o inconsciente, presentar unas ideas y actuar conforme a ellas y extendiéndolas, cuando tienen que ver sobre todo con la política, genera un grupo de presión y asume un papel de lobby para influir en las políticas públicas. Empodera al grupo. Muchos de ellos, además, se decantan por promover tecnocracias o democracias tecnocráticas que más o menos es lo que tenemos pero en un grado más profundo. Un sistema donde todas las decisiones valorativas sobre los fines de la sociedad política las tomen científicos porque, según ellos, pueden neutralizar sus sesgos y, repito, cuando su propia pretensión de hacerlo ya evoca valoraciones.

Tan grave como lo anterior, que las intuiciones filosóficas provengan en algún grado de la genética significa que los mismos científicos están sesgados por sus genes a la hora de colegir el método y enfoque de sus estudios de las ideologías, ¿o acaso ellos no tienen genes humanos? Todas estas afirmaciones gratuitas que hacen las hacen en la ceguera que sus formas son incuestionables, no son discutibles, no contienen filosofías ni juicios de valor. Tanta asepsia científica es sospechosa. Por último, para rematar la jugada, decir que el método científico –que dicen usar y que muchos científicos y divulgadores reputados no están de acuerdo– es neutral y avalorativo ha sido fruto de un debate filosófico, abierto como todos en el pensamiento humano, pero que ellos prematuramente cerraron y al parecer se emanciparon de tomar partido más en discusiones de tal cariz.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s