La excusa de los pseudocientíficos

Hay bastantes disciplinas de estudio que se encuentran mayoritariamente en las ciencias sociales como la economía o la sociología y en ciencias como la nutrición humana, medicinas alternativas, psicología, etc. donde muchísimos autores citan, o señalan como bibliografía, al señor S. Kuhn. El autor de “La estructura de las revoluciones científicas”, libro de marcado tinte histórico y sociológico sobre los avances de la ciencia y que pone en un brete la concepción del avance científico como mera acumulación de evidencias, https://i2.wp.com/upload.wikimedia.org/wikipedia/en/8/87/Thomas_Kuhn.jpgconsigue convertirse en coartada de dudosos paradigmas que le interpretan a conveniencia con el fin de legitimarse como científicos. Lo cierto es que Kuhn señala que los paradigmas científicos son inconmensurables en sí, o incontrastables, sencillamente surgen en el tiempo cuando se producen crisis en otros paradigmas o cuando hay descubrimientos importantes. El bueno de Kuhn, sin embargo, analiza las ciencias naturales en especial y, en su libro, apenas deja rincones a otro tipo de ciencias. Por otro lado, nadie dice que el trabajo de Kuhn sea tan elevado como casi divino pero se le ha encumbrado tan alto por medio de las innumerables citas de dudosos aprovechados de los réditos de auto-proclamarse “científico”.

Ahora parece legítimo establecer un cuadro ideológico-filosófico sobre cuatro sesgadas partes de una ciencia con tal de conseguir que el resultado obtenga estatus científico. Si se nombra a Kuhn, además, uno parece un científico avezado y crítico con la propia ciencia, alguien no sigue lo que manden ciegamente, en definitiva, hasta reporta un halo de respetabilidad. Señalar que los que protestan contra el sistema -aquí, la comunidad científica- se ganan el abrigo del sistema, su respeto en tono crítico y aval de intelectualidad, y se garantizan los beneficios tan de moda de ir contracorriente vendiendo a todos los rebeldes, místicos travestidos de científicos y críticos por afición pero sin conocimiento. Pongo por delante que no todo el que lo cite representa una amenaza de este calibre como la presento pero a bien está saber que son demasiados los rateros de la intelectualidad que se valen de esta táctica. En otro sentido, tampoco quiero avocar a un conservadurismo científico donde sólo valgan los esquemas de siempre como si fueran perennes.

Pero por más advertencias que se hagan, el escaso bagaje científico y, sobre todo, técnico-lógico de la gente, allana el camino a estos parásitos del crédito de otros que se ganan la vida de sus detractores, y no sólo la vida, también caen cátedras y respetables puestos de investigación. Una cuestión importante cuando lo marginal se hace ‘cool’ es advertir del sesgo sobre lo rupturista cuando es iniciativa de rebeldes sin causa.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s