“Los caminos del señor son inescrutables”

All my designs simplified
And all of my plans compromised
All of my dreams sacrificed

Se despierta con los ojos bien abiertos, como en inmerso ya en la búsqueda de algo o prosiguiendo las aventuras que los sueños suministran. Con enérgicos movimientos deja todos los compases en silencio de la noche atrás y se prepara para un sonoro día siempre a ritmo allegro. Es como aquellas pantallas virtuales de las películas de ciencia ficción en las que aparece de la nada exactamente lo que estás buscando en el momento exacto. Puedes tener mil ventanas, moverlas con las yemas de los dedos, y los procesos se han realizando en perfecta armonía. Buscas en una enciclopedia a la velocidad de un simple deseo en llegar a la conciencia. Salen chispas de nueva creación con los fuegos artificiales de desviar el pensamiento a algo, ni que tan siquiera fuera una mosca revoloteando por la habitación. Es lo mismo, la pantalla de las maravillas mostrará todo lo indicado por las manos con su sutil, táctil, pantalla, aún más con solo el profundo pensamiento.

Toda rutina se hace un bochorno, un freno de indescriptible frustración al grácil fluir del agua por los acueductos de la información. Se necesita introducir un disco de bloqueo de los procesos para que la mente deje de haber caso a las cosas que la mantienen ocupada, y se ocupe del más inmediato presente, mucho más lento, aburrido, pero con el consiguiente ralentí de la máquina, mucho más llevadero. Yo le pregunté a él mismo para describir esas sensaciones pero tan solo me mostró una señal de evidente pesadumbre en forma de guiño a la tristeza y al desánimo. Supongo que cuando se tiene fibra óptica, es un fastidio volver a mecanismos analógicos, superados hace años. También hay algo que falta, o le faltaba, a mi buen entender. Los objetivos, los planes y las metas, las quimeras del idealista que se hacen indispensables hasta para el más pragmático de los hombres. Ni vivir el presente libra de la emergencia de las miraditas al horizonte, casi como a una chica que nos ha robado el corazón, porque de la semejante forma la permanencia de ese objetivo en incógnita suscita un mal de amores, pero con uno mismo.

– Todo puede ser descompuesto, analizado fríamente, transformado en alguna suerte de fórmula y después tirado a la basura con despecho. – ¿Por qué? porque se encuentra más vacío. Es como el ejercicio de tirarse a la piscina sin estar del todo seguro si está llena o aguarda una dolorosa sorpresa. El choque con la superficie dura del fondo de la piscina recuerda que tan sólo es un ejercicio mental entretenido que estoy describiendo aquí aunque no exento de segundos sentidos.

Hay que relajarse en medio de juegos. Decoremos la realidad haciendo de ella un escenario teatral y él, tan sólo, un personaje más que se mueve en el mundo que ha construido.

I surrender my soul odin hear my call
one day I’ll sit beside your throne in Valhalla’s great hall
like so many before me I’ll die with honor and pride
the right of a warrior forever to fight by your side

Retorna a tiempos intempestivos, sólo relatados por historiadores, mostrados en museos. Es una batalla como la de los teatros griegos donde la máscara tenía un anverso feliz y un reverso de tristeza. Todo cuadra cuando se vive en un mundo feliz interior, con caminos oscuros en la niebla fuera. Un mundo bipolar donde se complica encajar uno en el otro sin ejercitar de nuevo la imaginación. Por eso el ser luchador por algo que ni siquiera se logra entender. Lo cierto es que él había comenzado una contienda con un enemigo incierto.

Solía escribir sus memorias mezcladas de cosecha propia como afición, como recuerdo, como un diario a veces, como no sé qué uso tendrá pero podría tenerlo. Un sentido de la trascendencia difícil de asimilar, más de comprender. Cosas que huelgan, inútiles, abandonadas al pasado de brillos y sombras y con serias amenazas de emprender algo en el presente. Esa ausencia de significado a cualquier objetivo es el via crucis que te encierra en una cárcel de plata, tan lujosa que a veces no se sabe de la condición de preso, y ahí su mayor perversidad. Cabe preguntarse, ahora, ¿qué se merece uno? Pero sobre todo quién es el señala con el dedo adjudicando la suerte a cada uno. La primera pregunta es proclive a dos o tres lágrimas de auto-condescendencia, la segunda… Es difícil hasta de formular porque te das cuenta que la naturaleza no decide, es uno y los demás, con lo que el abanico de opciones se reduce a dos: te odian o te odias.

Mientras él habrá devorado todo lo posible, investigado las causas más allá de que una obsesión pudiera conseguir y engullido una sapiencia convertida en mero apoyo nutricional a una dieta no equilibrada. Sí, de ideas no nos nutrimos por muy buenas que sean ¡y si es que lo son! En segundo término, me dijo, regresó a la segunda pregunta de antes cuando vio que no, no hay odios internos, quizás sí frustraciones, no más. Es, pues, que no todo son maravillas construyéndose en perfecto desorden, aquí una, después nada, no, rectifico, haré la otra. Como experimento de improvisación cunde, como plan no llega ni al nivel esperado del plan Z cuando se ha pasado por todo el abecedario antes. Pero me dirá que eso es el precio de estar fuera de lugar como si aquí no correspondiera haber estado pero lo cierto es que había buscado caminos que no existían, y había olvidado los ya dibujados, los espacios cartografiados, por insomnes delirios sobre la Luna.

Esa megalomanía que un día le impulsó a correr. Correr literalmente como purga y entretenimiento. Como rutina desafiante de todo cronómetro y de toda voluntad. Porque las esponjas que todo lo absorben a veces han de exprimirse para evacuar lo accesorio y hasta venenos que ingenuamente han permeado en ellas.

Un plis plas para resolver cualquier ecuación. Una llave para saber donde se encuentran las respuestas a todo enigma. Todos, menos su punto ciego ¿una batalla por el Santo Grial?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Relatos fantásticos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s