Crónicas de la utopía. Parte II.

Para situarse en la historia leer previamente: las crónicas de la utopía.

***

Carlos Domínguez, abogado de reconocido prestigio, abordaba un caso complejo dentro de las aguas internacionales ¡y bravas diría! como en su jerga decían. Estaban a punto de asesorar el primer caso de escisión y formación de un nuevo gobierno dentro de un mismo país. Estaba pasando. No sólo se trataba de un asunto privado sino que su repercusión conmovía al país y la prensa y las televisiones por supuesto acosaban constantemente. El enjambre de periodistas fue casi infame cuando salió de las oficinas el constituyente repúblico -como le gustaba a él hacerse conocer- Diego Bastos de la Hoz. Él estaba al frente de la alternativa al pésimo dúo del actual presidente Ramón Lasalle y su compinche más conocido entre los ministros, el de Hacienda, Raúl Espinosa.

Las primeras declaraciones de Diego Bastos para el diario Nueva Libertad fueron:

A todos los españoles, estamos viviendo momentos inéditos. Es la primera vez en la historia contemporánea que los ciudadanos no se definen por un registro por el estado donde vayan nacido sino que, por el contrario, tenemos la oportunidad de auto-gobernarnos. Yo les propongo el primer gobierno fuera del estado español, dentro de sus tradiciones fronteras.

Roberto Goded le citaba en un artículo en el internacional Universal Times:

La revolución desde dentro y por medios pacíficos totalmente, es posible. Lo está demostrando Diego Bastos de la Hoz en España que, no dentro de mucho, será un país o una nación con dos gobiernos legítimos compitiendo por la resolución pacífica de los conflictos así como por el orden y seguridad ciudadana.

Una fundación de economistas comprometidos por los valores y el nuevo orden mundial mostraba su apoyo a la iniciativa e intentaban divulgar cómo serían las cosas. Según el profesor Domingo Suárez Pérez los cambios conmoverían al mundo hacia algo mejor, como un terremoto de positividad o una nueva ola de ideas. Los ciudadanos podrían elegir gobierno como si de una compañía de seguros se tratara. Por ejemplo, si alguien ha cotizado diez años al gobierno español, conservaría esos derechos con el gobierno, a lo que correspondieran, y el resto iniciaría una cuenta en el gobierno Spaniards de Bastos. Si dispone de un negocio familiar los impuestos al consumo serán los pedidos por su gobierno. Creemos que con el tiempo desaparecerán por la competencia y los pagos serán menos dispersos, más claros y también se esclarecerán cuáles son los derechos reales de los ciudadanos adscritos a los gobiernos.

Era divertido casi encontrarse con unas oficinas en forma de bloque en cuya entrada sentara cátedra un enorme cártel llamándose “Gobierno Spaniards, R. D.”. Les traduzco, República democrática. Uno entra y es como si estuvieras en el extranjero, como un consulado, pero cosmopolita, igual que el gobierno español ya actualizaba su administración a los nuevos tiempos muy a pesar de Lasalle, ese neorreaccionario, partidario del monopolio de la ley y estado-nación.

La gente entraba y salía como de cualquier negocio o, como una agencia de viajes, pero estábamos hablando de algo inédito, único en cientos de años. Había un joven en la puerta repartiendo folletos sobre las bondades de su gobierno, comunicando a la gente la existencia de la alternativa, no en la forma de partido como antaño, que de ahora en adelante tan sólo serían grupúsculos dentro de los mismos gobiernos. Lo genial de todo es que la estética del edificio era inmejorable. Una construcción neoclásico imitando otros tiempos, con decorados laxos pero elegantes, columnas majestuosas, un gran reloj en la fachada frontal y una alfombra roja en la entrada de bienvenida. Cuando dicen de tratar como un rey al cliente lo dicen en serio.

Otro economista, Roberto Huerta, analizaba minuciosamente el sistema monetario:

Los bancos de siempre operarán libremente dentro de las reglas de los gobiernos donde deleguen su seguridad, o ellos mismos pueden poseer su seguridad. Sin embargo, los depositantes, todos los ciudadanos que tengan sus ahorros allí, tendrán un seguro por parte del gobierno que les avale, en caso de quiebra, como fijen las políticas de sus respectivos gobiernos. Así, fulanito con pasaporte español, se beneficiará del fondo que abrió este año Lasalle en su Ley de Seguridad Bancaria donde protege a sus ciudadanos depósitos de hasta 100.000 euros. Un ciudadano Spaniards R.D. tendrá una seguridad diferente según las políticas de su gobierno. Las ventajas de la “pluricracia” es que la competencia por el bien común no sólo subsume partidos dentro de los estados, sino entre gobiernos mismos. Obviamente, los gobiernos pueden no autorizar -y no proteger- a algunos bancos que vean irresponsables.

A todo esto, algunas comunidades podían por fin practicar su ideario en la vida real. Un pequeño pueblo, informaban en las noticias, fuertemente religioso, decidió regirse por el derecho canónigo e instaló una teocracia. Lo interesante es que no obligaba a nadie, e incluso, dentro del mismo pueblo se podía convivir con ellos sin adherirse a su Iglesia. Sencillamente, si tienes un contrato o algo con ellos, se pactan en las cláusulas las condiciones y quién resuelve el contrato -o qué tribunal- y listo.

El manifiesto inaugural de Spaniards R.D.:

A todos los españoles, residentes en España, o fuera de España, de ahora en adelante tenéis a vuestra disposición una alternativa nueva y democrática. Promovemos los valores de la seguridad, la igualdad, la participación, el internacionalismo y aborrecemos la violencia o la imposición…

La división de la sociedad era la misma que cuando el estado, la división de tener la casa con un seguro diferente al vecino. Es decir, la gente puede vivir sin imponer mayorías cuando no se aceptan voluntariamente. La unidad de la nación es más fuerte puesto que la identificación en unas costumbres y símbolos nunca se ha reñido por el seguro del coche que se tuviera ¿por qué iba a reñirse ahora con el gobierno que se tuviera?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Relatos fantásticos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s