El nuevo orden: crónicas de la utopía

La siguiente entrada será una guía enfocada a través de la ficción por la utopía desde mi pensamiento político. Al lector le aguarda, inmerso en la historia, lecciones de filosofía o ciencias sociales, creo, muy interesantes. Sin embargo, preferí el formato de relato para hacerlo más accesible y entendible porque, ya saben, una imagen vale más que mil palabras. En este caso, son mil palabras, pero palabras que ofrecen imágenes. Espero que les guste.

***

La nueva Declaración de los Derechos Humanos de 2014 prepara cambios sociopolíticos en todo el globo. Como sabemos, de la antecesora de 1948, debe ser aceptada por los distintos estadel-pacto-mundial-de-la-onu-en-medexos, pero puede ser ignorada o rechazada, incluso parcialmente asumida. Las dificultades inherentes a propagar la universalidad serán siempre cosa de la especie humana, que tan buena es entendiendo como ignorando. En cualquier caso, las esperanzas se ciñen sobre una carta de derechos para acompañar a los tiempos que se advienen. El profesor Hans Kaiser explicaba perfectamente su contenido. Se leía en uno de los más conocidos diarios europeos:

– Señor Kaiser, ¿Cuáles son los cambios sustanciales de esta carta de derechos respecto de la anterior?

– Bien, yo diría, aunque suene raro, que en la actual carta de derecho se deniegan de todos ellos, al menos tal como los hemos entendido hasta ahora. La otra declaración ofrecía un decálogo para el buen gobierno, recomendando “ustedes deberían ser benevolentes con su población y proporcionarles tal o cual”. Ahora sencillamente, remite a que usted, cualquier persona, es ciudadano del mundo, y tiene el derecho a acogerse al mejor gobernante o ser usted uno consigo.

– ¿Antes no se pretendía la igualdad?

– En absoluto. Se pretendía que los estados dispusieran de riqueza generada por sus ciudadanos y la otorgaran en forma de derechos, regulados por el voto democrático. Ahora nuestro estatus no depende, o eso pretendemos, de si perteneces a este o aquel país, ni si posees este o aquel pasaporte. Ahora te decimos: elija pasaporte […].

***

Ramón Lasalle cerró el periódico casi enojado. No podía creer que el triunfo de los neoprogresistas fuera cierto. Fiel a sus ideas conservadoras, era partidario de los estados-nación, de la soberanía nacional en el pueblo. Se consideraba un patriota desposeído. Además, debería gobernar en un estado con la intrusión de las nuevas leyes, permitidas, bajo cambio constitucional el pasado 14 de enero de este mismo año renovando así el compromiso con los Derechos Humanos. La reforma constitucional contemplaba la apertura a las legislaciones de la UE en terreno patrio y permitía la creación de otras nuevas libremente por ciudadanos.

En los telediarios la historia de Raquel Castillos se relataba una y otra vez. Una humilde empresaria local afincada en Valencia había acogido a sus cinco empleados, explicitándolo en el contrato, su pertenencia a la legislación sueca. Los trabajadores, pues, recibirían los beneficios sociales de Suecia cotizando y pagando el impuesto sobre las personas físicas al gobierno escandinavo. En ese tiempo, Raquel respiraba hondo al poder disponer de unos mejores contratos, mejor adaptados, y además, beneficiarse de la proverbial rapidez de la justicia sueca en caso de conflicto.

La verdad es que sólo fue la primera. Pronto hasta comunidades enteras adquirieron los servicios gubernamentales de Reino Unido, Alemania u Holanda entre otros países. El ejecutivo español se afanaba en hacer valer lo mejor para sus ciudadanos con una nueva ley de emprendedores que pudiera estar a la altura de los ingleses. También planificaba una actualización del sistema social para ser más eficaz. Algunos españoles, es cierto, quisieron ser más patriotas que nadie y desde el extranjero se adhirieron a la legislación capitaneada por Ramón Lasalle.

El mayor problema vino por los catalanes. Algunos municipios se salieron y crearon sendas constituciones para nuevos auto-gobiernos. Los empleadores y empleados de aquellos sitios podían compartir su referencia al gobierno español fijado en los contratos antiguos, y aún vigentes, con su pertenencia a su pueblo donde podían hablar practicar sus costumbres sin injerencias externas. La policía local se encargaría de la defensa y extendían el mensaje que todas sus prestaciones y seguridad estaría garantizada subcontratada en el gobierno español o en otro del gusto, y sólo en los servicios que su municipio no pudiera ofrecer.

Otro de los casos de mayor repercusión mediática fue el nombramiento como rey de Carlos X que anexionó a los carlistas, forjaron su Dios, Patria y Fueros, distribuyéndose S_M_C_-Don-Carlos-Vpor toda la península. Empezó “A todos los españoles, hoy es un día especial. Hoy es el día […]”. Instauró la doctrina de la Iglesia como obligatoria por la servidumbre al rey Carlos X. Se escuchaban por las calles del País Vasco muchos ¡Viva el Rey! Después de siglos… Regresaba una semilla que nunca se había apagado en la España más antigua.

Todos estos cambios que se iban sucediendo en cuestión de meses dividía a la opinión pública que clamaba en favor de los Derechos Humanos pero al mismo tiempo temía por sus consecuencias. Ha sido mucho tiempo bajo un mismo esquema sin cuestionar. Al mismo se habían adscrito ideologías miles, y hasta instituciones como iglesias, ONGs y asociaciones de todo tipo. Los neoprogresistas fueron los primeros en vaticinar y promover los cambios, sin embargo, la vieja guardia progresista y los conservadores hoy día se encontraban más unidos que nunca. Habían dejado atrás las diferencias pero les unía el estado-nación como premisa, también el problema de declarar públicamente que estaban en contra de la carta de los Derechos Humanos. Eso era complicado. Javier Santos de Hontanares presidía la plataforma de los DDHH en el gobierno español. Afirmaba rotundamente por su convencimiento que la nación era diferente al estado. Creía que los pueblos libres debían ser libres de elegir gobernantes, pero no dentro de un aparato estatal, sino de cualquier modo posible, fuera o dentro. En el lado contrario, un viejo liberal alertaba de la pérdida de la nación en pos de la locura, el desorden y desconcierto. Rafael Abascal Fernández declaraba en prensa:

La identidad nacional y la patria que une a los españoles ha quedado disuelta con esta solución de los DDHH. De ahora en adelante, somos víctimas de los excesos de la razón que por mor del avance han destruido la historia en el mayor atentado terrorista contra ella misma. Nuestro deber es recuperar la libertad perdida y nuestros valores […].

La réplica se escuchaba en las calles de los barrios modestos. La gente estaba harta de la arbitrariedad de los políticos y su descontrol y lejanía. Se sentían españoles la mayoría pero querían también ser personas independientes de aquella identidad impuesta. Ahora podía y, aunque no querían renunciar al pasaporte, saben ahora que fuera de él había vida en caso de que las oportunidades de empleo y dignas condiciones de vida no llegaran.

El día 5 de mayo del presente año se firmaron los Pactos de la Concordia Española donde el presidente del gobierno don Ramón Lasalle junto con S. M. el rey don Juan Carlos I estrechaba lazos diplomáticos con S. M. el rey don Carlos X y los alcaldes de dos localidades catalanes escindidas, doña Esther Torras y don Artur Puyol. Los servicios quedaban como compromiso triangular de los dirigentes así como la colaboración y la no iniciación de la violencia con los ciudadanos que libremente cambiaran de gobierno. Se incluía una mención exclusiva al respeto a la Unión Europea en permitir la entrada y salidas de pasaportes.

***

Un profesor de la Universidad Autónoma de Madrid se pronunció en televisión para todos los públicos. Hablaba el neoprogresista libertario Armando Camuñas Valles:

– ¿Qué significa el concepto de globalización política?

– Es la analogía de la economía con la política. El problema de la política planteaba para estar a la altura de la economía dos salidas: la primera versa sobre construir el estado mundial con pasos como la UE, pero más amplios. La segunda disolver la soberanía nacional para que los gobiernos puedan extenderse por el mundo. Creemos firmemente que el cosmopolitismo es la solución y que una democracia mundial haría que la dominación cultural de los grupos más numerosos aplastara a los menos numerosos. Dejaría sin escapatorias a la gente en caso, ¡dios nos salve! de que cayera el poder en manos corruptas y equivocadas. Sin contar con las redes clientelares o con la burocracia sin final que supondría. Lo lógico era permitir a los gobiernos, como a los ciudadanos, libertad de elegir.

– Los críticos de la globalización del capitalismo argumentan que esto incrementará el efecto devastador de aquel fenómeno ¿qué puede decir al respecto?

– Que se equivocan totalmente. Ahora es cuando será más difícil en la historia que un gobierno, que los gobiernos apoyados por corporaciones, intereses de guerra o ilegítimos, puedan acampar a sus anchas e imponer su Ley como única. Así mismo ahora es cuando la gente que desee vivir por sus medios, sin depender de nadie, o en sus creencias o estilos de vida, tendrá plenas oportunidades y ninguna oposición.

– ¿Cree usted que la norma de la mayoría está desfasada?

– En absoluto. Lo que está desfasada es la triste alianza de la idea de nación con la idea de estado. En una empresa o asociación civil existen órganos internos que regulan juntas, reuniones y voto. En los gobiernos amparados en sus constituciones o estatutos también seguirá habiendo norma de la mayoría o democracia. La diferencia es que en que, por nacimiento, nadie te obliga a cargar con la pesadez del pasaporte, ni fiscalizarte por el DNI.

– ¿Sobre la estabilidad mundial qué tendría que decir?

Las interrelaciones económicas han demostrado disminuir la guerra y las políticas opresivas. Esto incrementará enormemente esos efectos. Por el lado de la defensa o de la seguridad, sustituya “nacional” por “la seguridad de los pactantes” -o aquellos que tienen el pasaporte-. Seguramente es más eficaz un ejército paneuropeo que una miríada de nacionales porque en Europa ya no habrá más guerras intestinas. Un ejército al que se adhieran todos los gobiernos europeos supondrían una luz en la cohesión, además de en la estabilidad, de cara, sobre todo, a estados contrarios a los Derechos Humanos ¡Piense que haríamos economía a escala con el ejército! probablemente incluso nos cueste menos por persona. No olvidemos que el derecho internacional actual se basa en estos mismos principios, sería solo extrapolarlo a los interiores de todas las fronteras.

– Por último nos preocupa la explotación. Creo que también a muchas personas ¿qué hay de este tema?

– No creo que en la actualidad ninguna legislación europea permita abusos pero creo que lo dice por los nuevos gobiernos y monarquías emergentes. Debería dejar claro en primer lugar que la gente no es tonta y sin duda alguna a nadie le conviene un entorno de ineficiencia judicial. Si un gobierno no resuelve bien los conflictos ni transmite seguridad, es inútil y debe deshacerse. Yo no me iría a registrar la propiedad de mi casa en confianza al vecino de al lado porque él se haya autoproclamado rey o presidente simplemente. ¡Él debe darme garantías superiores a enormes entidades como el gobierno español! La economía es igual. La injerencia de la política en la economía tenderá a ser la mejor que satisfaga a las partes. Si nos abriéramos a los chinos como legisladores en la UE, los niños explotados, si los hubiere, sólo tendrían que acudir a los servicios sociales españoles y se les podría conceder derechos que, con el tiempo, devolverían a los españoles tributando.  Las personas somos el motor de todo, seamos políticos, empresarios, trabajadores por cuenta ajena, voluntarios o simplemente en calidad de ciudadanos, tenemos la oportunidad de hacer de este un mundo mejor o peor. No depende de cosas externas a las personas.

– Para terminar ¿cómo denomina este sistema? Esto no es la democracia liberal.

– (risas). Efectivamente. Esto es la libertad.

***

La continuación en Crónicas de la Utopía II.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Relatos fantásticos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s