La carrera del conocimiento

La carrera del conocimiento es una de las prolíficas. Desde la antigüedad hasta la más inminente de la actualidades, que se va renovando instante a instante, el conocimiento se amplia a una velocidad increíble. Se recuerdan los viejos filósofos como base cognoscitivas, y del pensamiento, moderno, en la civilización occidental. Son transversales, y todo intelectual de rancio abolengo tiene la tentación de citarlos con tal de apoyar sus conclusiones o sus planteamientos. Es una carrera interminable por lo inabarcable del proyecto Conocimiento, que trasciende incluso al de Ciencia y Humanidades. Es como pretender contener en una sola mente, sin fisura, ni error, todo lo aprendido por todos los hombres en la historia de la humanidad. Y esa es una de las limitaciones con más honesta arrogancia se abordan en la actualidad, la forma de que una persona, o grupo, puedan contener todo lo que precisa su especialización para obtener de ello los más prósperos frutos. Otros, como prolongación del arte, o por vocación, escriben, leen ávidamente, como servidor, y, si no contribuir, al menos divulgar, sentirse realizado.

El estudio, la lectura permanente, la experimentación, los viajes, los debates y tertulias son todas las formas con las que vamos incorporando a nuestro bagaje un conocimiento entre viejo y nuevo, el que elaboramos a partir de lo bienvenido y nuevo. Es la historia de una construcción sin fin que no se relega a los niños con su voraz capacidad de asimilar hasta el más mínimo detalle, si no que, suerte para nosotros, nos permite continuar hasta cuando deseemos y sólo es el pecado capital de la vagueza el que enturbia el legado de saber. También es la falta de curiosidad como la tranquila complacencia del que cree que no necesita conocer más, o duda de la utilidad; pero eso es como dudar de la utilidad de los momentos de entretenimiento o de ocio al uso. En realidad, ninguna, subjetivamente, imprescindibles para salud mental. Lo mismo.

No hay día sin que aprendamos nada nuevo. Esto anecdóticamente hasta ha sucedido  ayer, madrugada del día uno, de fiesta, siempre hay una conversación que cruza algo que otro, no sabía; y todo entre chistes y cachondeo. Por eso no es accesorio estar ojo avizor de las novedades, de los actos culturales, enorgullecerse de la lectura, como actividad de recreo habitual, de la variedad en los temas que se tratan, de la sensación creciente de estar en el mundo, de saber por donde moverse, acometer conversaciones inteligentes para variar, o desvariar. Sin llevar al extremo fanático de los rusos que se retaron a un duelo por divergentes interpretaciones del filósofo prusiano, Inmanuel Kant, como mostraron en los diarios entre risa y tragedia.

Alimentar el desasosiego por desconocer algo, no dejar muerta la curiosidad cuando una palabra no es conocida; no permitir dejar nada con que uno ha tenido la fortuna de encontrarse ignoto, como punto negro en el blanco de la totalidad. No caer en la tentación del escepticismo o del relativismo, como males de los que mucho saben, pero mojarse más bien poco. Alejarse de las malvadas consignas de “todo tiene un poco verdad, y poco de falsedad”, de compartir la razón entre todos y admitir por válidos la infinitud de enfoques injustificados; o sin criterio. No hay conocimiento sin responder a la pregunta más radical y primera: ¿cómo sabemos que sabemos? Una clave que pocos resuelven, si es que alguien ha podido, pero deja largo espacio a la reflexión. Y una de las más profundas.

Así, seguidores de esta bitácora, les apremio a continuar con las visitas si son de su gusto mis entradas, y acompañarme en este viaje sin final, el cual tiene unas guías que el habitual lector habrá apercibido. Un viaje por los valores, otro por la esencia del conocimiento, por la emergencia de lo social y por las profundidades, esto más literario, de la subjetividad en forma de reflexiones o relatos.

¡Otro año más!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s