El ruido educativo

Viene PISA y comienzan las culpas en España, el revuelo mediático y el punto sensible de los servicios estatales en España, al menos por resultados, la educación. En el punto de mira, con lupa. El informe en sus categorías de matemáticas, ciencias y lectura nos deja entre el 31 y 36 de los 65 participantes, estando casi los últimos de la OCDE en promedio. El primer culpable suele ser el gasto, supuestamente más bajo en España que en otros países del entorno en esta partida, y el segundo, el plan educativo, siempre tachado de incompetente. Vamos al análisis.

Los españoles mejoran levemente sus notas: consiguen 484 puntos en matemáticas, 488 en lectura y 496 en ciencias en la edición 2012 de la prueba (las medias en la OCDE son 494, 496 y 501)

http://www.eldiario.es/politica/Hoy-conocen-resultados-espanoles-PISA_0_203329688.html

Para los que vierten las causas en el gasto se ha de señalar que no, no hay correlación entre gasto y resultados como bien, además, indican, y se extrae, de los informes PISA. El gasto, sin ir más lejos, es superior por alumno en términos absolutos al de Finlandia, normalmente, santo y seña de calidad educativa en Europa por ostentar los mejores resultados del continente. Ni tampoco los profesores son de los peores pagados -ni allá lejos-.

Para los que emplazan al sistema como centro de la culpa les hago una reflexión: todas las CCAA están regidas por el mismo sistema, sin embargo, de manera demoledora, sus resultados son distintos. Veamos, por ejemplo, las puntuaciones de Madrid: Matemáticas 504, Lectura 511 y Ciencias 517. Ahora lo comparamos con países decentes de la OCDE en Europa como puede ser Alemania (514, 508, 524) o Reino Unido (494, 499, 514) o Francia (495, 505, 499) los resultados no difieren mucho y hasta, incluso, es superior en Madrid a dos de estos países, y muy cercano a la media alemana. Navarra o Castilla y León por poner dos casos tampoco tienen nada que envidiar estos resultados. Si es el sistema es el que promueve los malos resultados debería ser homogéneo a toda España y no lo es o, por el contrario, quizás el sistema español no sea menos malo que el de otros países del entorno. Un dato no poco significativo es el hecho nuestro país tiene una menor tasa de estudiantes excelentes, 8%, que la media de la OCDE, 13% cuando el de rezagados, más o menos, se mantiene en semejantes proporción.

¿Dónde están nuestros agujeros? Por supuesto, en algunas comunidades autónomas donde la palabra estudio no está incluida en su vocabulario local. Éstas son las Islas Baleares, Murcia, Extremadura y Andalucía. También son comunidades, en espacial las dos últimas, con menor riqueza cumpliendo con la correlación de pobreza y bajo nivel educativo -cosa, por cierto, que en PISA no cumplen ni Shangai -China-, ni Vietnam-. Empero, en general, entiendo que la educación se compone de unos muy simples elementos: unas instalaciones básicas: clases con pupitres; material: libros; y un personal con ganas de trabajar, profesores, y materia prima, estudiantes con ganas de aprender. En España tenemos lo primero, todo lo material, pero somos más carentes de lo segundo, el elemento humano, por lo menos en calidad, y no es sorprendente cuando la carrera de magisterio está desprestigiada por ser (con razones sobradas) muy fácil y un título casi regalado por aguantar cuatro años. Luego está la materia prima, donde se encuentra el problema, pocas ganas de estudiar, lo que llaman ‘cultura del esfuerzo’ o, más concisos, del ‘estudio’.

El dato de la escasez de estudiantes de sobresaliente en España es suficiente como para teñir el fracaso en el informe con  un tinte cultural: el que desincentiva, o no ve bien, la excelencia. Véase la envidia, la presión de grupo, el poco premio social, la escasa prima laboral de las buenas notas o cualquiera de estas y otras causas. Con situarnos en la media de estudiantes de sobresaliente (13%) superaríamos a países como Portugal o Italia y, quién sabe, si alguno como Francia. Todo eso dejando el resto de los datos invariantes. Por eso no he dudado en tachar de esencialmente cultural el problema. Es el factor menos controlable y el más decisivo sin duda. No se suele nombrar por la incapacidad de los políticos de legislar sobre los valores personales o la moralidad de la gente. De ahí que, en consecuencia, se prefiera hablar a la opinión pública de falta de inversión, desinterés político o sistemas rancios y disfuncionales. El relax en la exigencia, sobre todo en barrios marginales, por los profesores en todos los ámbitos de la educación es de bombo y platillo, y además ha sido advertido en numerosas ocasiones en experiencia de muchas personas y técnicos. Para quién lo dude, el CI español es exacto igual al del resto de los europeos. Eso lo dejo por si acaso.

Esto no quiere decir que la planificación del gasto público sea óptima ni allá lejos, o que el sistema sea la crème de la crème, que tampoco, y en absoluto lo es. Esto quiere decir que en general depende de la cultura y en concreto de las acciones individuales de muchos estudiantes, millares, que pueblan los centros educativos. Aconsejaría a los correligionarios del gasto público ser menos materialistas y apremiar a incar los codos y a que la gente aprecie el saber como valor en sí mismo. A los reformistas les diría que fueran menos optimistas con los cambios de sistema. Es difícil que un sistema por sí mismo cambie las actitudes de la gente. De lo que al final todo depende será del desempeño individual de cada uno de los estudiantes en su travesía por el sistema educativo. Los políticos, ni las políticas, van a variar el uso de la voluntad de las personas a menos claro, que se impongan penas a quién no obtenga resultados, algo inhumano por cierto. Y a los que aprovechan todo argumento para soltar improperios sobre este país nuestro, pongamos por dato que los Estados Unidos y Suecia han obtenido peores calificaciones a pesar de soportar nosotros a Andalucía o Extremadura.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Opinión. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s