Entendiendo la generación económica de necesidades

El presente texto trata de anexar, espero que con tino, las claves de sendos artículos de José Luis Ricón y de Gabriel Colominas, el primero bajo el título de Alguna oferta sí crea su propia demanda y el segundo Ninguna oferta genera su propia demanda. La pieza clave donde se deslizan los enunciados, incompatibles, de réplica, es en la noción de necesidad, así como de preferencia. A modo de breve introducción al lector, Gabriel restringe el significado de necesidad a lo imprescindible para sobrevivir, y así dice:

Científicamente hablando, debemos alimentarnos, desechar residuos e inhalar suficiente oxígeno para evitar la muerte celular, todo lo demás es opcional.

Aunque si bien reconoce que hay necesidades artificiales, por tanto, no imprescindibles, generadas o adquiridas, o de segundo orden, éstas parten de los individuos y es el empresario el que debe descubrirlas. En otras palabras, las necesidades -no naturales como naturales- están y los empresarios las buscan y cazan para saciarlas. No obstante su posición lleva a una impostura incoherente como sigue:

El error es pensar que alguien demanda un iphone 5s porqué lo necesita. No demandamos un bien en si, lo que demandamos es resolver unas necesidades concretas y resolvemos esas necesidades comprando y consumiendo determinados bienes y servicios.

i) No explica de donde provienen las necesidades concretas como la de comunicarnos telemáticamente (que niega que sean naturales pero tampoco sociales, inducidas); ii) estando tal necesidad, no ve que la demanda concreta del iPhone ya está creando la necesidad. Cuando no había móviles, y ni siquiera se concebían, nadie podía tener la necesidad de “comunicarse a distancia en cualquier lugar donde estuviera” y, por ende, nadie iba en busca de saciar tal necesidad. Yendo más lejos, sería absurdo pensar que se tuviera la necesidad de “ver sucesos a distancia” en la edad media cuando no se concebían ni el más elemental de los aparatos eléctricos.

Su razonamiento cae en, o las necesidades surgen ex nihilo en el individuo como algo metafísico o son determinadas naturalmente por los factores biológicos. Ninguna de las dos podría ser cierta una vez se muestran las incoherencias que presentan. La primera tesis es insostenible científicamente y la segunda sólo viendo que a lo largo de la historia, efectivamente, no hemos tenido móviles, y miren, se ha sobrevivido, por no mencionar más absurdos, se descarta. De todas maneras, desde el punto de vista del economista-economista este debate es papel mojado a objetos de la práctica donde cualquier concepción de la necesidad en cuyo origen sea natural, social, inducida o producida ex nihilo, el resultado será el mismo en principio en tanto a la relación de la oferta y de la demanda. En este apartado las inferencias de José Luis son imprescindibles:

Si toda la producción genera su propia demanda->todos los factores productivos están ubicados allí donde son más útiles, entonces

Si ninguna producción genera su propia demanda->ningún factor productivo estará ubicado allí donde es más útil.

En la lógica económica tiene más consistencia la explicación que alguna oferta sí genera su demanda porque al cuantificador existencial, “alguna”, expresa, la negación de que toda oferta genere su demanda y de esta manera las necesidades estén plenamente inducidas desde el empresario como único factor social -y excluyendo cualquier otro- y cubre con la mínima expresión la negación de que las necesidades surgen ex nihilo o solo genética-naturalmente. Además, tal expresión tampoco implica el juicio salomónico de, ni para uno ni para otro, algo de cada uno, sino deja la puerta abierta a ulteriores explicaciones en otros ámbitos. Se constriñe a lo económico y afirma el hecho radical que hay inversiones buenas y malas, unas que encuentran -o generan- su demanda y otras que no.
Para ampliar la esfera de conocimiento y comprender más estos fenómenos es preciso resaltar que todo proceso económico es al mismo tiempo un proceso social, forma parte del conglomerado de a veces difícil delimitación, “factor social”. Las necesidades apenas se codifican en el ADN y son mayoritariamente, la práctica totalidad, de origen socio-cultural. Se adquieren por el aprendizaje según el individuo interactúa con el mundo. Dicho esto, lo poco que sí podemos afirmar que es natural es la generación social de necesidades en un proceso sin solución de continuidad. La dialéctica individuo-sociedad existe; las preferencias por último no son más que, en analogía a la formación de los precios, un producto no intencional, histórico-evolutivo, que transcribe las interacciones del individuo con el medio.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciencia, Economía. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Entendiendo la generación económica de necesidades

  1. El problema, de nuevo, es intentar identificar necesidades sin llegar a la raíz de estas. No es que tengamos la necesidad de comunicarnos telemáticamente con alguien, tenemos la necesidad de comunicarnos y usamos el iphone para hacerlo, en la edad media tenían también la necesidad de comunicarse pero usaban mensajeros para hacerlo. La necesidad saciada es la comunicación y esta no la ha generado nadie.

    Las necesidades son todas naturales, algunas aparecen cuando vivimos en sociedad, pero no son generadas por nadie. Las necesidades puestas al principio son las determinadas para la supervivencia, no que sean naturales o artificiales. Intento corregir aquí la posible incoherencia que hayan podido generar mis palabras, posiblemente modificare mi articulo para hacerlo más entendedor.

    • David Donaire dijo:

      Tú mismo caes en la misma encrucijada de tu argumento de llegar a la raíz de las necesidades ¿Por qué te frenas en la necesidad de comunicación y no sigues excavando con más profundidad? ¿No nos comunicamos instrumentalmente para cubrir la irreductible necesidad de supervivencia? Si queremos llegar a la raíz llegamos a eso, la autoconservación pura y dura. Y este es el problema ¡que con menuda piedra nos hemos topado! Con esto, casi podríamos tocar al “gen egoísta” y que, en realidad, nada de nada, que sólo somos un vehículo de los genes para su pervivencia. Lejos de esto, si las únicas necesidades del ser humano son la autoconservación y, pongamos, la de la especie (reproducción), éstas se saciarían (o tenderían a ello) de la manera más eficiente posible y no de tan enrevesada, compleja e irracional forma que tenemos. Puedes argumentar que la gente se casa porque en el fondo, bajo el velo de esta bonita ceremonia, se esconde una ecuación de aptitud inclusiva bien resuelta y que con esto se obedece, pues, a la autoconservación como a la reproducción (y subsiguiente seguridad de la prole). Esto es tautológico: no puede haber sociedad sin que enraice la forma de lograr saciar tales dos necesidades porque de otro modo no existiría tal sociedad. Antes bien, ¿la estructura de la familia tradicional era necesaria con toda la parafernalia que conlleva? ¿Tener un BMW de 300CV de potencia sacia la necesidad de desplazarse o… algo más? porque con la limitación a 120 es absurdo. Esas son las necesidades sociales (cuya distinción de las naturales radica en que precisan de sociedad y no son imprescindibles para la existencia), y se crean sin lugar a dudas, y también se descubren. Se crean i) como oferta “imaginaria” que pasa a ser real y posible (se crea un producto) y ii) se encuentran o descubren, todo producto ha tenido que ser planificado/imaginado/visionado, etc. y uno no puede llevar a cabo tales tareas de la nada, sino recombinando conocimiento disperso (del medio).

      No obstante te entendí, empero, no estoy de acuerdo en esa estrecha posición funcionalista y reduccionista que es la que discuto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s