Unas sugerencias pictóricas

Rompen las olas en el espigón, retando a las rocas hasta dudar de su dureza. El hombre, dispuesto en píe y desafiante con paso firme y certeza encubierta en sus ojos de tener todo claro. La imagen del cuadro siempre torcía las miradas al pasar por uno de los pasillos del castillo. Los muros de piedra contastaban con la imagen de mar y roca, hombre sobre ambos y cielo como espectador privilegiado. Casi se escuchaba el refulgir del viento, que daba cuerda al embravecido mar hasta aturdir las mareas y salpicar en la roca el enojo de todo un océano. Contemplar el espectáculo es la mar de difícil e imaginárselo un sueño compartido.

Las torres del castillo buscaban acariciar la cubierta del cielo sin éxito y sin siquiera irrumpir en las alturas de las nubes. El techo ha sido situado demasiado alto para nosotros. Las expectativas son demasiado altas, con frecuencia, caen en la resignación, a tiempo perdido.  Las aspiraciones de otros carecen de los límites de los mortales comunes, los desconocen quizás, como temerarios locos. Las fuerzas exangües de los humanos abrazan con su inteligencia un poder absoluto, en otras manos, y posiblemente mejores propietarias.

El segundo cuadro del pasillo te ataca con calma a la vista. El prado es verde armonioso y homogéneo. El cielo está libre de impurezas y la línea divisoria de lo humano y lo divino se mantiene justo en el centro, cruzando cual ecuador del globo terráqueo, el sosiego del fresco. Es una especie de pináculo de la bondad tranquila, pero no descrito en verso o palabras llanas, es agudo a la vista y en colores presentado. Con permiso de la simpleza pictórica, el contenido sentimental es tan basto que derruiría el paradigma de la serenidad si tan siquiera mostrara algún interés en mostrar su tercera parte. Sugiere sin manchar la pulcritud.

El primero del mar, la roca y el hombre con la ilusión de altivez y poder de las torres del castillo, o del arquitecto diseñador. El segundo con la impávida fortaleza de las murallas extendiéndose en el horizonte ante el mismo icono de serenidad del prado, perdido, en la infinitud de la imaginación. Todos los símiles son necesarios para comprender que de todo, hasta lo más enano e insignificante, se extrae contenido como de lo más enorme se hace pasar desapercibido. Porque el mundo gira en nuestras percepciones y nos convertimos a cada instante en directores de una orquesta, de miles de instrumentos que intentan, por su cuenta, componer las notas sonoras de una sinfonía mental inabarcable.

Olvidé, sin embargo, nombrar los olvidos, los sucesos importantes pero que obviamos su importancia. El sonido de los pasos sobre el suelo rocoso del pasillo. Sin madera de cubierta, enmarcado en unos tiempos lejanos y gozando de una austeridad sugerente. El lenguaje sigue su principio discursivo, lineal, atravesando la realidad describiendo tangentes en los círculos. Mientras, el sentido más humano de la intuición capta la esencia de las cosas, después traduce, termina dilucidando una melodía discursiva escrita.

Queda un tercer cuadro. La joya de la corona. La asimétrica y desconcertante voz de un pueblo rabioso por el mal gobierno. Todos en calle, en barricadas. Muerte y destrucción. Se enfrenta al noble caballero  de la estampa del mar, la roca y el hombre y del prado virginal con cielo vigilante y llano. El rumor de la rebelión sacude los oídos y desea el final de algo, que ahora, no caigo en recordar de las lecciones de historia. Igual se trata de la unión, donde nace la fuerza o, de la inestabilidad inherente a este mundo. Seguro, seguro, que no aburre. Todo es sugerente, todo es interpretado, todo es relativo y todo se aglutina en un uno solo. El ser. Marca las diferencias, nada más que eso.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexiones y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s