Escribo lo que escribo ¿por qué?

Las imágenes arquetípicas jungianas siempre me han inspirado de un modo consciente y hasta incosciente (para más inri de la teoría psicoanalítica) pero, la verdad, el concepto, no está del todo desviado a una posible realidad por descubrir en el interior de la mente. El problema para la neurociencia y la psicología actual y no tan actual es el enfoque, es decir, ¿qué se quiere descubrir? y, por supuesto, las propias ideas preconcebidas de los invertigadoras. Nadie es ajeno a ellas. Entonces, si a finales del siglo XIX y principios del siguiente muchos psicólogos, o supuestos psicólogos, intentaban adentrarse en el oscurantismo del mundo onírico, de los pensamientos, y del inconsciente, la reacción fue, en cierto sentido, obvia. Los conductitas legitimados por el método científico estricto redujeron la pajarería mística de los psicoanalistas a eso, mera palabrería. Era, en cierto modo, necesario pues la ciencia no avanzaba en medio de la suposición y a medio camino de crear una religión de la mente o psique.

Pero volviendo con los arquetipos, en la teoría de Jung, tenemos las disposiciones de la psique colectiva a generar unas imágenes, supuestamente, repetidas en todas las culturas como la idea de Dios. Esto es, no tenemos las imágenes de nacimiento pero sí las disposiciones a generarlas y, por ejemplo, antropólogos más serios como Levi-Strauss, sugerían que todas las historias y leyendas de los pueblos son, en esencia, las mismas cambiando nombres y superficialidades varias. La idea, pues, era que existen, al igual que la razón con el tiempo y el espacio, unas categorías a priori en la imaginación como decía Carus y otros. La idea ha vagado en la noche de los tiempos durantes decenios hasta que, por fin, se presentan indicios de su veracidad como de su refutación. En sí, constamos, de un sistema triádico y no dualista como se ha pensado o se ha arrastrado a pensar en la tradición occidental. Constamos del pensamiento analítico o razón, del pensamiento holístico y de las emociones. Cada cual tiene su centro en el hemisferio izquierdo, derecho y el sistema límbico respectivamente. Es el pensaiento holístico el gran desconocido y aunque es capaz de generar todo un sistema de comprensión como el análisis ha sido desdeñado a las ínfulas de una metomentodo intuición.

En este sentido, las imégenes con poder numinoso de Jung, las cuales se refieren a lo arcaico, elemental del ser humano desde sus orígenes, quizás englobados en la científica memoria filética o implícita -no consciente, procedimental-  están de verdad presentes y, por ejemplo, los sueños sean una mezcla de la experiencia, los contenidos de la memoria con las categorías a priori de la imaginación, o del otro lado del cerebro, el no dominante. La concepción de la mismidad, ‘yo’, self, va de la mano con el dualismo creado por el pensamiento analítico de los opuestos, los unos y los ceros. La unión al exterior o a la naturaleza se ha visto destruida por la intrusión de la razón y del ego como producto de ella. Los fundamentos neurobiológicos están por dilucidar pero, como vengo diciendo, no es an descabellado pensarlo y de hecho, es romper con la supuesta cara oscura de la mente como si fuera obra de la magia. Me parece que no. Tiene, como todo, su fundamento en el mundo físico aunque, algunos, quizás prefieran continuar en la ignorancia de vivir la espiritualidad en el sentido primigenio, como algo más allá. Saber no implica deshacer del sentimiento, pero sí conocer de dónde viene e incluso, tener el conocimiento de cómo aprovecharse de él, mejorarlo y quién sabe algo más.

Para estos rollos, la verdad, me ha sorprendido conocer al neurobiológo Francisco J. Rubia en cuyo libro, “El cerebro nos engaña” expone todo esto con maestría, además, con las referencias más modernas y actualizadas posibles desde los campos de la psicología, las neurociencias, como de la antropología o de la filosofía. Y en tanto a los relatos que de vez en cuando suelto como bofetadas de viento (no sé si fresco o bochornoso, que decida el lector) quizás tengan un poco de origen en todo esto.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Apuntes y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s