Palo a los dioses del Olimpo del fútbol español

Tanto hablar para nada. Se decía antes de estas semifinales y cuando estaban en curso que la final iba a ser un Madrid-Barça y al final se ha quedado en que ninguno de los dos fanfarrones de los equipos españoles se llevan nada. El Madrid cayó ayer en la tanda de los penaltis contra los alemanes del Bayern de Münich mientras que el Barcelona lo hizo antes de ayer contra los ingleses del Chelsea. Se me hizo parecido al clásico del fin de semana, cuando alguno de los dos equipos se enfrenta a un rival ‘inferior’, del montón, tiran de la maestría de su clase mundial y golean a gusto pero cuando se miden con un rival directo, de los pocos que hay todavía en el mundo a la altura, entonces el juego vistoso pierde todo su color y el partido se vuelve ominoso. Ese fue el clásico entre los dos líderes de la diarquía de la Liga Española pero también se adscribe a esta descripción los partidos del Cheasea con el Barça, poco vistosos aunque en la ida tuvo el control el equipo catalán pero faltó pegada, algo que, según sus números no falta en la Liga con cerca de sus 100 tantos. Con el Real Madrid, he de decir que los dos partidos me gustaron, fueron buenos y estuvieron movidos. Por supuesto, el final apoteósico desde el punto fatídico ha sido el corolario de una vuelta emocionante que se ha desenvuelto con el truncamiento de las aspiraciones madridistas.

A mi, lo que me llama la atención no es el 2-1 o 1-2 (los dos encuentros) sino la diferencia de los presupuestos de los dos equipos, uno con las superestrellas mundiales con una platilla donde la media de los salarios asciende a más de los 3 millones de euros quede subordinado en resultado o a la altura en juego ante un los bávaron cuyo pressupuesto, siendo alto, es más parecido al de los vecinos de la capital española, el Atlético, que al Real Madrid. También son las bravuconadas de los medios que incitan a ver un aburrido Madrid-Barça en la Champions, y digo aburrido porque sería la muestra perfecta de “¿para qué queremos fútbol internacional si la liga española es mejor?”. Miremos sino las eliminatorias de la Europa League, con tres de cuatro equpos semifinalistas españoles. Si a eso se le sumara una final española es la máxima competición europea habrían devorado el fútbol europeo en nuestra Liga nacional.

Con el Barça, asistimos a una bajada de su rendimiento al final, después de tantos años arriba, en la cumbre o en el Olimpo de los intocables. Soy de los que dicen que los barcelonistas han renovado poco su plantilla y aunque sea muy buena aun, no es competitiva con el resto de los equipos más poderosos en constante renovación. Debe realizar unos cambios en pretemporada y quizás así, seguir disputando cada punto a los madridistas. Se han desinflado un poco, no obstante sigue siendo un equipo estelar y los resultados lo demuestran aunque, por parte de Madrid y Barça, la Liga española entraña tantas diferencias de calidad que no es mesura de la realidad. Como señalan, hay dos Ligas, los dos monopolistas de las dos primeras plazas y el resto.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Apuntes y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s